La toledana Fragua de Vulcano de Guadamur viaja restaurará la Real Fábrica de Artillería de Sevilla

La herrería artística La Fragua de Vulcano de Guadamur (Toledo), estará inmersa durante más de un año y medio de trabajos de restauración de la rejería de la Real Fábrica de Artillería de Sevill.

 

Según cuenta Juan Antonio Sánchez García-Page, artesano en cuarta generación e hijo del Maestro Artesano Juan Antonio Sánchez Gómez, “nos llevará más de un año y medio de trabajos. Todo el taller se desplazará a Sevilla y trabajaremos con maestros artesanos de Sevilla y de otros lugares de España para recuperar el valor de esa rejería, de valor incalculable”. El origen de la Real Fábrica de Artillería se remonta al siglo XVI debido a las necesidades del imperio español de apaliar las numerosas guerras europeas y ataques de corsarios y piratas. La producción se mantuvo en Sevilla desde el siglo XVI hasta el año 1991 en la que tuvo lugar su cierre definitivo.

La Fábrica de Vulcano es conocida por sus trabajos dentro y fuera de nuestras fronteras, “somos herreros artísticos de Guadamur, pero desde aquí, damos vueltas por el mundo”, señala Sánchez, cuyas piezas son vividas y disfrutadas en Latino América, Europa o EE.UU. gracias al apoyo de la Federación Regional de Asociaciones de Gremios Artesanos de Castilla-La Mancha (Fracaman), y la Dirección General de Turismo y Artesanía de la Consejería de Empleo de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Juan Antonio Sánchez, licenciado en Dirección y Administración de Empresas y Técnico Superior en Empresa de Forja Acreditada con parte de su formación académica en el extranjero, es una de las fortalezas de esta empresa artesana castellano-manchega, con trabajos destacados en la Catedral de Toledo o en la Catedral de la Almudena, “cuyas rejas fueron estrenadas por el rey Felipe VI el día de su boda”, nos cuenta lleno de orgullo y como anécdota histórica el maestro artesano Juan Antonio Sánchez Gómez, quien fuera además profesor de la Escuela de Forja de la Diputación Provincial de Toledo durante 10 años, cree en la fortaleza de su trabajo para resistir a la Covid-19:  “6.000 años de historia del hierro son muchos años, para sucumbir en una crisis, por crisis que sea”. Este es el espíritu de Juan Antonio Sánchez García-Page. “La artesanía hace 500 años era un objeto funcional. Hoy es un objeto artístico decorativo… un objeto singular que te hace ser diferente, habla de tu personalidad, de tu carisma. Picasso decía –continúa Juan Antonio Sánchez-  que el artista copia y el genio roba… todo el mundo aprende de todo el mundo y debe de ser así. La diferencia es cuando tú eres capaz de generar tu propia obra emergente de todo lo que has aprendido, ofreces una pieza más completa y diferente. Al final todo buen artesano, artista, tiene como objetivo completar el mundo. Conseguir algo que antes no estaba hecho. Dar vida a lo que no lo tenía”.

Juan Antonio Sánchez desde su taller de Guadamur, en plena faena en su fragua, un día cualquiera de verano y casi sin apartar la cabeza martillando y dando forma a un hierro para moldearlo, nos despide con una frase del escultor vasco Jorge de Oteiza: “el arte no está en los museos, sino en las personas y como apunto yo- continúa Juan Antonio Sánchez- donde hay un artesano en un municipio, un pueblo, en una ciudad… ésta va a tener unas rejas más bonitas; te encontrarás un entorno más acogedor, más agradable porque verás en él su obra a través del  cuero, la madera, la cerámica, el cristal, las telas … la artesanía ofrece un entorno y pone su granito de arena para vivir en un mundo mejor”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *